sábado, 24 de diciembre de 2011

Sueños raros: Las carreteras rusas

El otro día tuve un sueño realmente raro:

Salía yo del gimnasio donde practico taekwondo. Todo era normal salvo por una cosa, en vez de salir a la calle habitual salí a un especie de ciudad nevada con muy pocos edificios. Cómo no sabía dónde estaba decidí preguntar a gente del gimnasio.

Tras aguantar miradas de “es obvio” o “¿Qué te has fumado?” descubrí que estaba en Rusia. No sé en qué parte, pero era Rusia. Así pues, o mi gimnasio se había cambiado de sitio durante la clase o bien alguien había cambiado al enorme país eslavo de lugar sin que yo me diese cuenta. Lo peor de todo no era eso, era que no sabía cómo volver a casa.

Tras preguntar a mis compañeros que cómo podría volver me dijeron que no sabían. Que ellos volvían en los coches que hay aparcados debajo del gimnasio. Eso corroboraba mi teoría de que habían cambiado el gimnasio de sitio pues nunca hubo tal aparcamiento. Además es mucho más lógico que muevan un edificio de golpe que un país entero como puede ser Rusia.

Así pues, tenía que encaminarme a casa pero no sabía cómo. Pregunté, pregunté y un buen hombre me dijo que era muy fácil, sólo había que seguir una grieta en el suelo que me llevaba hasta España. Miré al suelo y efectivamente, una falla separaba la tierra en dirección al horizonte, en dirección a mi hogar. Sin más dilación me puse a caminar hacia mi casa.

Mientras seguía la grieta pude observar cómo ésta se hacía cada vez más grande o profunda en ciertas zonas. Eso parecía ser un problema de no ser porque en Rusia, o por lo menos en mi sueño, hay “operarios de grietas”. Éstos son humildes trabajadores que arreglan las grietas para que no haya problemas. Son algo así como la copia de los que arreglan los baches y huecos en las carreteras o autopistas. Realmente son iguales, con chalecos reflectantes, con gorros y botas (o por lo menos así me los imagino)… la única diferencia es que en vez de arreglar carreteras arreglan grietas.

Antes de seguir hacia casa pude observar que estos dignos operarios del Estado ruso no usaban cemento para rellenar o tapar las grietas. Usaban una materia prima mucho más abundante: legos. Sí, las grietas estaban rellenas de bloques y bloques de lego. ¿Lógico verdad?

Bueno, pues eso fue mi sueño de la semana pasada. Supongo que morí abandonado en una cuneta de una carretera rusa porque no me acuerdo de más.

2 comentarios:

RutyMeTaL dijo...

hola! jajaja. yo tabm sueño que estoy en otro pais siempre..y nunca puedo saber como llegar a mi casa..pero a la larga llego!
che, saludetes desde Buenos Aires-Argentina-
--------------Ruty------------

Belén dijo...

Estáis todos zumbados. Para próximos sueños, te vendrá bien saber que la forma más fácil y rápida de volver a casa es utilizar un portal extracorpóreo.

http://elblogdemonterito.wordpress.com/2011/10/06/portal-extracorporeo-que-son-y-como-funcionan/

Para que tú veas con qué clase de gente me junto!! :P