domingo, 11 de septiembre de 2016

59 anécdotas raras en mi vida

No me considero una persona muy festiva, llena de historias aleatorias y lo que en lenguaje juvenil moderno quedaría definido como "bizarradas random". Me gusta mantener cierta tranquilidad en mi vida. Pero ayer me pasó algo curioso: mi amigo Nacho no pudo ir al concierto de Nightwish. Así que me uní a una conocida que sigo en youtube y twitter y a un grupo de desconocidos. En la cola conocí a un argentino que me compró la entrada sobrante y me regaló dinero. Luego acabé viendo el concierto con el cantante de Mägo de Öz. 

Con esto he pensado en cuales sería los capítulos de mi vida más extraños y creo que los títulos que resumirían las anécdotas serían los siguientes:

1. El día que me uní a un grupo de desconocidos, vi un concierto de Nigthwish con el cantante de Mägo de Öz y un argentino me regaló 20 euros porque le caí bien. El cantante de Mägo me acabó pidiendo que le pidiese disculpas de su parte a un amigo común por una movida que tuvieron. 

2. La vez que no teníamos donde dormir en Gotemburgo, Suecia, y Johny, un sueco con acento irlandés, nos acogió en su casa. Tenía ese acento porque le molaba el irlandés de Braveheart. Gran desayuno nos regaló. 

3.  Cuando no podía salir del salón de mi casa porque el resto de habitaciones estaban inundadas de gas lacrimógeno.

4. El viaje en un tren suizo que se retrasó tres horas porque un tío se suicidó saltando a la vía.

5. El viaje en coche en el que un amigo, conduciendo por la autopista, se vomitó encima y tuvimos que parar en el arcén para que se cambiase.

6. El músico callejero búlgaro que, teniendo poco o nada en la vida, me aseguró que rezaría para que yo encontrase trabajo. Todo eso mientras yo tocaba una especie de balalaika suya.

7. La vez que acabé tocando la guitarra con Peret y Juan Ramón Lucas durante un corte publicitario de la radio.

8. Cuando se incendió la cocina de mi casa.

9. La ocasión en la que un libanés, en un tren noruego, nos ofreció compartir licores de su tierra mientras nos contaba su participación en la Guerra Civil de su país. 

10. La vez en la que una chica latina, en un tren Asturias-Madrid, me propuso insistentemente pasar un rato en el baño del vagón. 

11. Cuando nos perdimos por carreteras comarcales en Bosnia y tardamos 3 horas para un recorrido de una hora. Por el camino vimos pueblos completamente arrasados por la guerra.

12. El conductor normando que, superando en mucho el límite de velocidad en carreteras comarcales, nos aseguraba que él no conducía si antes no había bebido. 

13. La jefa que tuve que odiaba a los jóvenes y era experta en mobbing.

14. Mi hermano es cura.

15. La vez que de adolescentes, íbamos un grupo de tres amigos a un sitio cercano que no sabíamos dónde estaba pero creíamos que uno de nosotros sí. Cada uno, mientras andaba, creía que seguía al de al lado. Tras 2 horas dando vueltas aleatorias al mismo tiempo que hablábamos estábamos completamente perdidos y muy lejos de donde queríamos ir.

16. La vez que cogimos un autobús en dirección contraria y acabamos en un barrio gitano a las 3 de la mañana. 

17. La vez que me lesioné saltando desde 14 metros de altura al agua en Croacia.

18. El profesor que me aseguró que le daba pena que no me matriculase más veces en su asignatura porque así no podía suspenderme más. 

19. La vez que coincidí en un ascensor con el grupo Dover y les dije "me gustaba más lo que hacíais antes" y me respondieron "Ya. A nosotros también".

20. Cuando dije una barbaridad en Twitter y recibí cerca de 800 respuestas reprobando mi comentario.

21. Esa ocasión en la que mi padre se perdió en un pueblo de Francia y aparcó pegado a un cementerio del cual salían personas llorando. Teníamos esta canción en el coche a todo meter:


22. La vez que la marca de palomitas Popitas me retuiteó todo el proceso de comerme unas palomitas. Hice varias fotos desde que las compré hasta que las introduje en el micro. (Fotos llegando a casa, fotos abriendo el paquete...) Cuando las puse en el micro éste pegó un chispazo y el paquete de palomitas comenzó a arder. No me retuitearon más. 

23. La vez que una amiga compro una revista de moda adolescente para chicas y sorteaban una camiseta de Rammstein. Envié un sms y me dijeron "Gracias por participar. Sigue siendo una chica valiente y atrevida". Me tocó la camiseta. 

24. La vez que presenté al famoso y reputado periodista Iñaki Gabilando ante cientos de estudiantes en mi universidad.

25. Cuando me hice amigo de Anders, un vagabundo que vive en la estación central de Estocolmo. Las tres veces que pasé por ahí acabamos hablando. 

26. Cuando fui a pasear a mi perro y cuando salgo al parque me encuentro a Pitingo dándole una paliza a un vecino mío. True story. 

27. Cuando me perdí en la casa del Primer Ministro de Malta. Resulta que El Palacio del Gran Maestro es un museo que se puede visitar y, a su vez, donde vive el Jefe de Estado de Malta. Cosas de la vida que retiraron una señal de "por aquí no se puede pasar" y yo creía que la visita seguía, ni más ni menos, por los jardines del Primer Ministro de Malta. Suerte que una de las empleadas del hogar nos vio y nos sacó de ahí.

28. Ese avión que descendió varios metros provocando la histeria en los pasajeros. La señora de mi lado gritó más que Satanás en celo y, cuando todo estaba tranquilo, se disculpó diciendo que pensaba que ELLA iba a morir. 

29. Cuando haciéndome el pasaporte francés la funcionaria francesa aseguró que tenía los ojos verdes y no azules. Llamó a mi madre para confirmarlo y preguntó al embajador, que justo pasaba por ahí. Todos dijimos que tengo los ojos azules. Cuando me llegó el pasaporte vi que ponía: "Color de ojos: azul - verde".

30. La vez que perdí un vuelo el 23 de diciembre para volver a casa. Cogí uno de milagro el 224 de diciembre y me perdieron la maleta. El 25 me llamaron del aeropuerto y me dijeron "Papá Nöel te va a traer un regalo" y el repartidor llegó a casa con mi maleta... y se había confundido.

31. Cuando prohibieron las hogueras de San Juan y yo fui con un amigo a ver el panorama. Estábamos sentados en un banco, lejos de las hogueras, y aparecieron los antidisturbios cargando contra todos. Nosotros nos quedamos mirando cómo unos huían y otros perseguían. Al rato se nos acercó un policía y nos dijo "¿Qué, mirando el paisaje? U os vais de aquí u os atizo". Mi colega protestó y se llevó un porrazo en el pie. 

32. Cuando mis colegas y yo salimos del cine de ver una de Harry Potter. Fuimos a un parque a tomar algo. Zumos, refrescos y chuches principalmente. Apareció la policía y, creyendo que estábamos haciendo un botellón nos cachearon. Al ver que no teníamos alcohol nos preguntaron que qué hacíamos y de dónde veníamos. Se rieron tanto al saber que veníamos del cine que, mientras registraban una de nuestras carteras dijeron "seguramente aquí no encuentre ni condones".

33. La vez que, bailando en la discoteca de un ferry de Estonia a Finlandia, un francés se desnudó en mitad de la pista y se puso a defecar. 

35. Me ha tocado dos veces en 4 años ser vocal en unas elecciones. La mayoría, en 40 años, no les ha tocado nunca. 

36. Una de esas veces que me tocó ser vocal. Una señora mayor me intentó sobornar regalándome un rosario para que, como agradecimiento por su obsequio, a cambio votase al PP.

37. Durante 2 de la ESO y 1º de Bachiller tuve un negocio ilegal en mi colegio. Fui el primero en comprar una copiadora de cds y, gracias a un colega, tenía una lista enorme de discos y películas que vendía a profesores, monjas y alumnos de varios cursos. Sacaba muchísimo dinero al mes. Era el "top manta" oficial... Es un delito que ya ha prescrito. 

38. El bajista y cantante de los Dropkick Murphys me sigue en Twitter desde hace 5 años.




39. Ya no me extraña que me paren por la calle y me digan "te pareces a Jesucristo". 

40. Mi primera expulsión en el colegio. Iba a un colegio de monjas, de esas que sólo quieren educar a ricos, listos y católicos. Un día fui con una camiseta negra con un dragón y la directora me dijo "no te expulso porque eres buen estudiante, pero no vuelvas a venir con una camiseta negra con un dragón". Al día siguiente fui con una camiseta verde con un dragón. Me expulsaron un día.

41. La segunda expulsión fue en otro colegio, del mismo estilo. Llegue con pantalones cortos en mayo y, al parecer, estaba prohibido. Me paró una profesora y tuvimos la siguiente conversación:

- ¿Qué haces en pantalones cortos, vienes disfrazado de fontanero?
- Pues un fontanero gana más que un profesor. 

42. Primera fiesta en la residencia Erasmus. Mucha gente, mucho ruido, muchas nacionalidades y, sobre todo, muchos desconocidos. El alcohol corre por doquier. Pinchan Queen. Comienza a sonar Bohemian Rhapsody. SUBIDÓN MÁXIMO.

Va una española y dice "¿Pero ehto quéh eh lo que eh?". Se acerca a los altavoces y corta la canción. Pone flameco. Abucheo generalizado. Un italiano sale entre la muchedumbre ebria y comienza a increpar a la española. "¿Es que has vivido en una cueva toda tu vida? ¿Cómo es que no sabes cuál es esta canción? ¿En tu ciudad hay wifi o eso todavía no ha llegado?". La española se enfada. Comienzan a discutir a gritos y llegaron a las manos. Les separo... y de ahí surgió una bonita amistad con Andrea, mi amigo italiano. Cuando vino a visitarme a Madrid, en nuestro reencuentro en la Puerta del Sol, tuve que separarle de un hombre disfrazado de Papá Pitufo con el que comenzó a discutir porque no quería abrazarle.

43. Tengo una foto con Hideaki Kobayashiun abuelo japonés que se ha hecho famoso por ser un cosplayer que se viste de colegiala. Más información sobre él aquí:



44. Visitando Oxford decidí dar un paseo por la universidades de ahí. Estaban cerradas ya que era el día de puertas abiertas únicamente para los futuros estudiantes, para conocer los edificios y cosas así. Me preguntaron que si era un estudiante nuevo, dije que sí, y me enseñaron con "mis futuros compañeros de clase" todos los edificios. Incluyendo el famoso comedor donde se grabó Harry Potter, donde me invitaron a una supermerienda. 



45. Una vez entre en un puticlub a pedir un vaso de agua. No fui consciente de ello hasta que salí. 

46. Hice un perfil de Tuenti a mi perro. Lo eliminé en cuanto otros perros comenzaron a invitarme con mensajes tipo "Hola, soy un perrito de Valencia. Guau, guau! Me gustaría ser tu amigo". 

47. Esta fue mi foto de DNI y Pasaporte durante 5 años. Tengo en mi haber la experiencia de haber visto como militares en Rusia, Reino Unido y Dinamarca se pasasen entre ellos mis documentos para ver las fotos y que se echasen unas risas.

 

48. Mi combinación de nombres y apellidos es extremadamente larga: 7 palabaras, de las cuales sólo dos son monosílabos (de). Esto me ha traído bastantes dificultades administrativas. En Alemania no me querían imprimir mi billete de avión porque no cabía mi nombre. Al final imprimieron dos pases de embarque seguidos. En el segundo iba mi segundo apellido. También, cuando me registré en Facebook me salió el siguiente mensaje: "Tu apellido es demasiado largo. Cámbialo". 

49. En una ocasión un profesor del colegio me sacó de clase para decirme: "ETA ha puesto una bomba en tu portal. ¿Tenías familia en casa?". Luego resultó que los medios de comunciación se habían equivocado en el número del portal al dar la información. En realidad el atentado fue a unos 300m de mi casa. 

50. Una vez entré en la sede de la Seguridad Social de mi barrio en verano. Tenían el aire acondicionado a tope y, nada más poner un pié dentro del edificio, vomité cual fuente. Nunca un problema médico me había dado la oportunidad de hacer una queja política. 

51. Cuando entró el euro en vigor (y convivía con las pesetas) logré vender un billete de 5 euros a un chaval que no había tenido la oportunidad de tener euros... al precio de 1000 pesetas. Sí, vendía 5 euros al precio de 6 euros y alguien aceptó. Me sentí todo un capitalista. Es mi mejor negocio hasta la fecha. 

52. Tuve meningitis con 5 años. Estuve 20 días ingresado en un hospital a puntito de irme con mis ancestros. 

53. Tuve salmenelosis con 25 años. Una semana maravillosa también. 

54. En Nancy, Francia, en una discoteca, un gay me propuso insistentemente cosas de mayores... al lado de mi novia.

55. En Moncloa, en la estación de autobuses, estaba yo leyendo con mi larga melena de entonces cayendo sobre el libro. Un señor mayor se me acercó y me dijo: "Hola, guapa". Cuando le miré y vio que claramente era un tío se fue disculpándose. 

56. En uno de los test del colegio saqué resultados sobre adaptabilidad social, aceptación de los valores establecidos e interés por lo que piensen de mí resultados que rondaban los 10 puntos sobre 10. El análisis del psicólogo es maravilloso: me describe como un peligro en potencia. Podéis leerlo aquí. 

57. En tercero de primaria, no recuerdo bien, mi colega Jorge y yo participamos en un concurso de dibujos de la Comunidad de Madrid. El tema era: ecología y medio ambiente. Algo didáctico para chavales de entonces de 9 o 10 años. Los dibujos se hacía en clase de plástica y luego se enviaban a a un tribunal que elegía los mejores de cada colegio. Juro que esto pasó: nos llevamos el premio al dibujo más original de nuestro curso. ¿Y qué era nuestra obra de arte? Vacas armadas con escopetas cazando granjeros en un bosque cuyos árboles estaban armados con hachas. NADIE SE METE CON PACHAMAMA.

58. He salido por la tele rompiendo una tele a martillazos. Me grabé para un vídeo de youtube y cogieron el vídeo. 

59. Me gusta pasear a mi perro tarde. En una ocasión, a eso de las 3 AM, cuando salí a pasear a mi perro encontré a una pareja teniendo sexo en el parque de atrás de mi casa. Dixie fue hacia ellos para curiosear, ellos se fueron corriendo y él se puso a correr detrás de ellos... logré que respondiese a mis llamadas y dejase de atosigar a aquella pareja de fogosos y desvergonzados jóvenes. 


Y todo esto lo he logrado siendo abstemio (incluído durante el Erasmus) y sin tomar drogas. 


miércoles, 7 de septiembre de 2016

En tierra de nadie, una maravillosa película ambientada en la Guerra de los Balcanes

Recientemente he tenido la suerte de viajar por Croacia, Bosnia y Eslovenia. Y he aprendido mucho sobre el conflicto que sacudió esos países en los noventa. Y he recordado una gran película del director bosnio Danis Tanovic, que también tiene otra película sobre un reportero de guerra interpretado por Collin Farrel (aún tengo que verla).

El caso es que En Tierra de Nadie no es una película bélica al uso. Va de las conversaciones entre bandos enemigos. Muy recomendable.