domingo, 30 de marzo de 2008

Desventaja de vivir en un primero

Hoy vamos a definir el “síndrome de la subnormalidad del portal”. Es un síndrome que padece mucha gente por lo que he podido comprobar a lo largo de mi existencia. Consiste en que cuando una persona se acerca al portal de un edificio se vuelve subnormal. Así sin más. Es difícil de comprender lo sé, yo mismo no me lo explico, pero es un hecho constatado. No es exagerado afirmar que lo padece un 50% de la población española.

Los síntomas son claros: Dificultades visuales, pérdida de memoria a corto plazo, errores al interpretar números y letras, pérdida de capacidades para comunicarse... El sujeto en cuestión al sentir estos síntomas, se notará así mismo extrañamente subnormal (o más subnormal aún, si cabe) por tanto decidirá poner fin a esos perjuicios pulsando la tecla del primer piso en el telefonillo.

Sí eso, justo eso. ¿Qué tiene la tecla del primer piso que incita a todos a pulsarla? ¿Es de una textura más agradable?¿Esperan que salga dinero como en un casino?¿Es de un color increíblemente irresistible?¿Se creen que la persona de sus sueños vive en un primero? Es posible pero... ¿Por qué solo en el primero? Vivo en un edificio de 11 plantas. Ni una más ni una menos y creo que existen las mismas probabilidades de que se cumplan esos atípicos supuestos en un 1º que en un 8º.

Pero no, la gente sufre ese extraño síndrome y automáticamente espera hallar lo que busca llamando al primer piso de todos. ¿Que buscan una aseguradora? Se llama al primer piso para que les diga dónde es. ¿Un dentista? Lo mismo. ¿Despacho de abogados? Igual. ¿El portero? Idem... Todo esto tendría algún sentido si no hubiese nada escrito, pero de verdad que la gente se olvida de buscar el letrero que ponga “Aseguradora”, “Despacho de abogados”, “Portería” etc. Increíble pero cierto, la gente llama al primero automáticamente, no se molesta en sacar la dirección que tenían apuntada o mirar los carteles grandes en el telefonillo y en el portal.

Yo me imagino al tío del despacho de abogados: “Sí, estamos en el portal 60 pero no le diré qué piso. Usted llama al primero que ahí están al tanto de todo y ya le dicen a qué piso tiene que ir” O al médico de los análisis: “Estamos en el portal 60 piso 4º pero usted pásese por el primer piso a ver si hay suerte y le hacen ahí los análisis.” Esto lo digo por que a mi madre le ha pasado que según sale de casa una mujer se mete dentro... y mi madre flipando en colorines tuvo que explicarle que en mi casa no acostumbramos a hacer análisis. Pero no es lo único, el cartero comercial de turno cree que el del primero es el que tiene el poder de dejarle pasar, los demás no. Y los que buscan al portero llaman al primero en vez del sitio donde pone “Portería”.

No sé, a mi me parece tan evidente. Quizá sea raro pero si yo estoy buscando un sitio me informo de dónde es antes de ir ahí. Y probablemente sea descabellado pensar que lo lógico es leer el cartel que indica dónde hay que ir. Pero quizá yo sea un raro y lo normal es pensar que es más cómodo llamar al del primero que me diga que no tiene ni puta idea de lo que estoy hablando y seguir por el segundo hasta que acierte con el piso que estoy buscando y que ya viene señalado. En fin, así es la vida y las enfermedades y síndromes más raros no perdonan.

6 comentarios:

Sir Asf dijo...

xD Enorme queja.
La verdad es que a mí solo me pasa eso en una casa en la que un amigo vive en el 2º. Es que como es de estas casas aberrantes y paranoicas parece que vive en un 1º, pero bluh bluh bluh >:( que yo he venido aquí a hablar de zorros polares.

Webcam dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Webcam, I hope you enjoy. The address is http://webcam-brasil.blogspot.com. A hug.

Anónimo dijo...

Yo creo que es porque es el que más abajo pilla del portero y es más cómodo de tocar cuando tienes que preguntar por algún piso.

Guifred Strucc dijo...

Doy fe de esta consideración.
El clímax se alcanza con los repartidores de propaganda o carteros...sobre todo a horas religiosamente dedicadas al sueño

Anónimo dijo...

¡Eres un poeta! Jajaja. Me gusta mucho tu manera de escribir (me he reido un buen rato) Visitaré la página sobre suicidios para irme a la cama feliz y realizada!

*Moni

Pradito dijo...

Cierto! Muy cierto. Yo, como inquilina de un primero, digo que tienes toda la razón!! putos carteros!! pero yo ya tengo un truco, que muy amablemente os voy a decir,suena 1 timbre, yo espero, y si es alguien importante volverá a llamar....si no,no lo es y no me levanto de la cama.Asi que ya sabeis, si venis a mi casa llamad dos veces. Juas juas
Muy gracioso el articulo.XDD
Bss berlineses.